lunes, 6 de junio de 2011

Canción de inglés - clase 2 años

video

Reunión Escuela de Padres - 3 de Junio

Queremos dar las gracias a todos los que participasteis en la reunión, os dejamos la guía que fueron explicando las psicólogas:

Cuando tratamos de reforzar un comportamiento con el fin de
que su frecuencia aumente, no debemos proporcionar consecuencias
positivas de manera arbitraria, sino solo a aquellas conductas
“buenas”, adaptadas y cuya frecuencia queremos aumentar. Cuando
hemos logrado que la conducta se dé con una frecuencia suficiente,
deberemos conseguir que se siga dando. Es por esto que las
consecuencias o premios deben ser lo más naturales posibles. Son
preferibles las palabras de elogio y muestras de cariño a juguetes o
chucherías.
1)
consecuencia positiva (recompensa o premio) inmediatamente
después de la emisión de una conducta determinada, esto
aumenta la probabilidad de que dicha conducta se presente en
el futuro.
Se utiliza cuando queremos desarrollar una nueva habilidad en
el niño, cuando una conducta que ya se da queremos que
aparezca con más frecuencia o cuando esa conducta hace que
disminuya la aparición de otra no deseada.

2)
hecho desagradable que antecede a la respuesta que nos
interesa; como consecuencia de dicha desaparición aumenta la
conducta deseada.

3)
conducta mal aprendida. Consiste en, una vez identificado el
reforzador mantenedor de la conducta, suprimirlo para que tal
conducta desaparezca gradualmente, es decir, en no dar la
recompensa que la mantiene. La suspensión de reforzamiento
debe ser completa; no se debe administrar nunca para esa
conducta. Será más efectiva cuando se preste atención positiva
a otras conductas alternativas a las que se quiere eliminar.
Cuando se aplica este método al principio se produce un
aumento momentáneo de la conducta que precisamente se
quiere eliminar. Hay que esperar a que pase este aumento
inicial de frecuencia para observar la disminución gradual típica
de la extinción.

4)
una conducta. El castigo debe ser usado solo y exclusivamente
cuando otros procedimientos no hayan funcionado o cuando la
propia vida del niño esté en peligro y ello pueda evitarse
recurriendo al castigo. Tal es el caso de las conductas de
autoagresión.
El castigo es efectivo porque reduce o elimina rápidamente la
conducta indeseable. Sin embargo, existen muchas razones
para evitarlo: solo funciona cuando está presente la persona
que castiga, puede provocar agresividad hacia otros y no se
puede establecer una relación adecuada entre castigador y
castigado puesto que este último tiende a escapar del primero.
Para que sea efectivo han de cumplirse al menos los siguientes
requisitos:
- Ha de aplicarse inmediatamente después de la conducta
problemática.
- Debe ir precedido de una señal (un tono verbal, un gesto) que
más adelante pueda impedir por si sola la aparición de la
conducta indeseada.
- Ha de aplicarse de forma continua para la conducta que se
desea eliminar.
- Debe reducir ciertamente la conducta indeseada.
- Siempre deben premiarse las conductas alternativas capaces de
sustituir a la conducta problemática que estamos castigando.
PRINCIPIOS BÁSICOS PARA EDUCAR BIEN.

1.- LO QUE HAGA NO DA IGUAL:
conflicto ni desajuste emocional.
Piense antes de actuar, no siempre podrá, buscar momentos de no
Los genes no lo son todo.
Los niños aprenden observando. Cuidemos los modelos.
positiva.
Manejar las influencias ajenas a la familia de manera temprana y
 Aprender de los errores.
2.- EL CARIÑO NUNCA ES EXCESIVO:
tras episodios negativos.
El exceso de afecto no consiente a su hijo, lo hace el hecho de darlo
Es adecuado dar afecto físico.
Elogio los logros de su hijo.
Responder a las necesidades emocionales de su hijo.
 
3.- IMPLÍQUESE EN LA VIDA DE SU HIJO:
de su hijo.
Muestre interés por los intereses, las motivaciones y las preferencias
Es importante implicarse en la escuela.
desafiante.
4.- ADAPTE A SU HIJO A LA FORMA EN QUE LO EDUCA:
Siga el ritmo el desarrollo de su hijo.
Adapte al temperamento de su hijo la forma en la que lo educa.
Su hijo es único.
 
5.- ESTABLEZCA NORMAS Y PONGA LÍMITES:
tener una guía, unas limitaciones o aspectos prohibidos.
Todos los niños necesitan normas y límites. No todo vale, tienen que
Sea firme, pero obre con justicia, sea equilibrado y con coherencia.
reflexivos a lo que hacen los hijos.
Es de vital importancia la supervisión. Hay que estar vigilantes y
madure.

Los límites se irán flexibilizando poco a poco y conforme su hijo
6.- FOMENTE LA INDEPENDENCIA DE SU HIJO:
Abordar el afán por discutir de su hijo.
aspectos que puede elegir, que tiene opciones y puede ser autónomo.
No controle hasta el último detalle la vida de su hijo. Hay numerosos
 
7.- SEA COHERENTE:
Sea coherente en el día a día.
La importancia de tener una rutina.
La importancia de hacer un frente común.
Ser coherente no supone ser inflexibles.
8.- EVITE LOS CASTIGOS SEVEROS:
No recurra al castigo físico, es contraproducente.
No trata mal (sin respeto) a su hijo.
Domine su enfado. Las reprimendas desmesuradas no son efectivas.
daño causado, limite o restrinja los privilegios de su hijo (sus
juguetes, sus salidas…).

Castigue de manera correcta: mandarlo a su habitación, reparar el
9.- EXPLIQUE SUS NORMAS Y DECISIONES:
exhaustivas y completas, garantizando que su hijo las ha entendido.
Expresa lo que espera con claridad. Las normas deben ser
Razonar con su hijo aquello que se puede razonar.
“Porque lo digo yo”, explique el por qué y sugiera una alternativa.
Escuche el punto de vista de su hijo.
 
10.- TRATE A SU HIJO CON RESPETO:
Dar respeto y recibirlo.
Tenga conversaciones de doble sentido.
pueden ser más efectivas.
No diga simplemente “No repliques”, otras respuestas similares
Deje que su hijo actúe como corresponde a su edad.
 
11.- DESAPRUEBE LA CONDUCTA, NO EL NIÑO:
Deje claro a su hijo que lo que desaprueba es su conducta y no a él.
No le estamos rechazando. Diga “no muerdas” en vez de “niño malo”.
Los niños se tratan como los tratan sus padres.
Admita sus errores.
Identifique las normas que no son negociables.
Proteja cuando deba, pero permita cuando pueda.
Tenga paciencia en los períodos de transición.
Evite entrometerse en la vida de su hijo con visión crítica y
Proporcionar un refugio seguro, que su hijo sienta su apoyo.
REFUERZO POSITIVO: consiste en presentar unaREFUERZO NEGATIVO: consiste en la desaparición de unEXTINCIÓN: este procedimiento debe ser aplicado a cualquierCASTIGO: consiste en aplicar una consecuencia correctiva a

PROCEDIMIENTOS PARA AUMENTAR O DISMINUIR LA
FRECUENCIA DE LA CONDUCTA